El Sacerdote, solo Dios perdona