Explora juegos:


Ser delincuente es de los más divertido, ya que cuando no puedes morir permanentemente y puedes hacer todo lo que se te ha pasado por la imaginación, por muy loco que sea puedes disfrutar cometiendo delitos.

Esto es lo que te propone Grand Theft Auto, un mundo abierto en el que puedes dar rienda suelta a tu locura de las maneras más delictivas posibles. Roba una tienda, atraca a un peatón, roba un coche sacando a su dueño a golpes, sáltate los semáforos en rojo, dispara a los miembros de bandas rivales, entra en bases militares súper protegidas y todo lo que se te ocurra.

Dispones de una gran variedad de armas de fuego que incluyen: pistolas, subfusiles, rifles de asalto, rifles de francotirador y bazucas. También puedes utilizar armas blancas, puños americanos y explosivos. Aunque todo tiene sus consecuencias ya que si cometemos un delito la policía nos perseguirá, en función de la gravedad del delito o delitos acumulados se sumarán otras agencias gubernamentales a la persecución e incluso el ejército.