Explora juegos:


Una de las cosas más comunes en cualquier partido de fútbol son sin lugar a dudas las faltas, estas penalizaciones se cometen por múltiples motivos pero todas ellas suponen un riesgo para el otro equipo. Algunas de las más comunes en las que no se produce ninguna agresión son las manos y el fuera de juego, mientras que cuando dos jugadores sufren un encontronazo es una falta más agresiva.

Las penalizaciones pueden variar en función de la acción cometida, en algunas simplemente se lanzará el balón desde el punto donde se cometió. Mientras que en otras el jugador puede recibir una tarjeta amarilla, que tiene como objetivo recriminar la actitud del jugador ya que si obtiene dos de este color será expulsado.

Si la acción es realmente grave se sancionará con tarjeta roja y automáticamente el jugador contrario será expulsado, no solo será expulsado sino que tampoco podrá ser reemplazado por otro. Al no poder ser sustituido por uno nuevo el equipo deberá jugar todo el partido con un jugador menos que el rival.